La nueva implementación contempló un costo de medio millón de dólares permitiendo entre sus ventajas, obtener información precisa para gestiones aduaneras y un mayor control operacional.

Puerto y Terminal Mejillones, en su constante trabajo para el avance de nuevas tecnologías y en búsqueda de la mejora continua, ha implementado un nuevo flujómetro másico de ácido sulfúrico, siendo uno de los dispositivos más exactos del mercado y que pone al Puerto como pionero en estas materias.

El Flujómetro másico, es un dispositivo de alta tecnología de Emerson Motive que contempló una inversión de medio millón de dólares y permitirá tener mayor confiabilidad al momento del control de inventario, además de medir en mayor precisión los ingresos y salidas de ácido, lo que permitirá un seguimiento y monitoreo de stock de graneles líquidos, tan preciso que no superará el 0,1% de desviación.

Según Tomás Guzmán, Gerente de Ingeniería y Mantenimiento de Puerto Mejillones, la incorporación de este dispositivo a las operaciones del área de ácido, es un avance tecnológico crucial para la industria. “Este flujómetro, sin lugar a dudas, llegará a revolucionar el trabajo que ya venimos realizando y que estamos seguros que mejorará aún más. Esto entrega resultados exactos y permite mantener una menor brecha con el estándar internacional”, apuntó.

Un avance que será valorado por los clientes, ya que permitirá robustecer el sistema y mitigación para el control de mermas. Permitiendo entre sus ventajas, obtener información precisa para gestiones aduaneras para un mayor uso operacional, como también el monitoreo en línea, segundo a segundo del flujo de carga, detectando tempranamente algunas fugas.

 

Sumado a que ayudará a tener una mejor gestión administrativa en un embarque o despacho con un dato preciso, a través de un equipo que tiene una vida útil de 10 años, con poca manutención y mantención en línea. En relación con esto, Dante Battaglia, Gerente de Operaciones de Puerto Mejillones, comentó acerca de esta innovación.

“Para Puerto Mejillones, es un gran logro integrar esta tecnología de punta y de alta precisión que nos permitirá un monitoreo en línea, con lo que vamos a alcanzar con controles de stock de graneles líquidos como el ácido sulfúrico que es nuestra especialidad, recepción y de despacho muy precisos lo cual a su vez nos va a dar una mayor confiabilidad con nuestros clientes. Siendo esto una muestra más del camino de excelencia operacional que estamos trabajando, y que con este año tiene más fuerza con este avance que hemos logrado como Puerto”, subrayó.

Cabe resaltar, que el ácido sulfúrico es un insumo estratégico para la producción de la minería en donde Puerto y Terminal Mejillones es el terminal más grande de ácido sulfúrico de América del Sur.

ASPECTOS TÉCNICOS

Entre los aspectos técnicos del medidor de flujo tipo Coriolis, el equipo se calibra de fábrica en un laboratorio bajo un sistema rastreable internacional basado en unidades (SI) a través de NIST.

Los certificados de calibración estarán disponibles para los clientes y equipo técnico, dado que cuenta con un Sistema de Verificación Inteligente del Medidor Integrado (SMV), cuyo objetivo es verificar en línea que los factores de calibración no hayan cambiado desde su primera certificación y pueden obtenerse con la frecuencia que el cliente o Puerto Mejillones requiera, lo que lo hace un equipo de bajo nivel de mantención. El nivel de precisión no supera el +/-0,1% de desviación, proporcionando un alto grado de exactitud al control de flujo.

Su fabricación incluye una aleación de níquel C22, lo que permite disponer de un equipo de alta calidad, versátil y con alta resistencia a picaduras, corrosión y agrietamiento por tensión de corrosión.

Drago Torres, Jefe de Proyecto de Puerto Mejillones, habló acerca de otras ventajas de este dispositivo para los clientes.

“Durante la fase de implementación, enfrentamos un desafío significativo debido a la necesidad de llevar a cabo los procesos de montaje en un tiempo limitado para no afectar los compromisos operativos, el objetivo alcanzado gracias al detallado trabajo en el proceso de planificación”, mencionó.

El nuevo flujómetro tiene una expectativa sin contratiempos, esperable durante una década, respaldada tanto por el fabricante y la amplia experiencia que han demostrado estos equipos similares a nivel internacional. Este sistema de mantenimiento se basa en un enfoque preventivo de monitoreo, donde en caso de identificar desviaciones en los parámetros, se realiza una intervención correctiva que involucra la asistencia directa del fabricante.

Este dispositivo de última tecnología, respaldado por una inversión considerable, no solo posiciona a Puerto y Terminal Mejillones como pionero en su campo, sino que también promete beneficios tangibles en términos de confiabilidad en el control de inventario, precisión en las mediciones y una gestión administrativa más eficiente.

Estamos seguros de que este avance nos llevará a nuevos niveles de rendimiento y nos permitirá seguir siendo líderes en el manejo de ácido sulfúrico en América del Sur.